esmaltes-de-ceramica

La cerámica y sus hermosos colores

¿Sabias que el esmalte de la cerámica cambia de color después de hornearlo?

La cerámica es una artesanía muy creativa y llena de sorpresas. Una de las etapas más intrigantes y mágicas del proceso de la cerámica es el momento en que las piezas, una vez esmaltadas, entran al horno. Es aquí donde ocurren transformaciones notables, especialmente en lo que respecta al color de los esmaltes.

El proceso de esmaltado

Antes de adentrarnos en la metamorfosis del color, es importante entender el proceso de esmaltado en sí mismo. El esmalte es una capa vítrea que se aplica sobre la superficie de la cerámica cruda. Este esmalte puede estar compuesto por una variedad de minerales y óxidos que, al ser sometidos a altas temperaturas, funden y forman una superficie vítrea lisa y brillante.

La magia del horno

Una vez que las piezas están esmaltadas y secas, llega el momento de introducirlas en el horno. Aquí es donde ocurre la verdadera alquimia de la cerámica. Durante el proceso de cocción, que puede alcanzar temperaturas de hasta 1200°C o más, los componentes del esmalte reaccionan entre sí y con la arcilla base de la pieza.

El efecto de los óxidos

Los óxidos metálicos añadidos al esmalte son responsables de gran parte de la magia del cambio de color. Por ejemplo, el óxido de hierro puede producir tonos desde el amarillo hasta el rojo oscuro, dependiendo de la cantidad y de otros factores como la atmósfera dentro del horno. Del mismo modo, el cobalto puede crear tonos de azul intenso, mientras que el cobre puede producir verdes vibrantes.

El factor sorpresa

A pesar de todo el conocimiento técnico y la experiencia del ceramista, el resultado final en términos de coloración del esmalte siempre tiene un elemento de sorpresa. Pequeñas variaciones en la composición del esmalte, en la aplicación, en la temperatura o en la atmósfera pueden dar lugar a resultados inesperados y únicos.

La belleza de lo impredecible

Esta imprevisibilidad es parte de lo que hace que la cerámica sea tan fascinante. Cada pieza es verdaderamente única, un reflejo de la interacción entre la mano del artista y las fuerzas naturales en juego durante el proceso de cocción. La cerámica, con sus colores cambiantes y sus matices inesperados, nos recuerda la belleza de lo imperfecto y lo orgánico en un mundo cada vez más dominado por la uniformidad y la artificialidad.

En resumen, la transformación del color de los esmaltes en el horno es un proceso mágico y complejo que añade una capa adicional de profundidad y belleza a la cerámica. Cada pieza es única. 

Si quieres crear tus propias piezas de cerámica y explorar el fascinante mundo de los esmaltes y sus colores te esperamos en nuestras clases de cerámica.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *